El Delta del Ebro: Crónica de una muerte anunciada

Cuando hablamos del Delta del Ebro, lo hacemos de uno de los deltas de mayor extensión del Mediterráneo, con aproximadamente 320 Km². Su creación ha sido fruto de la interacción de numerosos procesos geográficos prolongados a lo largo del tiempo tales como la sedimentación fluvial, las corrientes marinas, procesos climáticos y la acción humana.

Este lugar tiene a sus espaldas un amplio elenco de instrumentos normativos de protección tales como Zona Húmeda de Importancia Internacional (Convención Ramsar), Parque Natural, Lugar de Importancia Comunitaria y Zona Especial de Protección de Aves (Red Natura 2000).

delta7
La población de Flamenco es muy importante en el Delta

Además de ofrecer unas condiciones ambientales y ecológicas excepcionales, el delta ha acogido tradicionalmente una fuerte presencia humana. Actualmente tiene una población aproximada de 60.000 habitantes (INDESCAT) dedicada en gran parte al cultivo del arroz, aunque también hace acto de presencia el omnipresente proceso urbanizador.

Los análisis realizados sobre el nivel del mar indican un aumento de 4’5 mm/año en el periodo 1992-2007. Unido al incremento del nivel del mar, hay que añadir también el aumento de la subsidencia media (estimada en 2 mm/año) debido a la falta de acreción vertical, lo cual ayuda a compactar los sedimentos, produciendo un relativo hundimiento que según varios modelos (IV Informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, IPCC) establecen el nivel del mar en esta zona para el año 2100 entre 40 centímetros y 1 metro por encima del nivel actual.

delta8
Dunas en la playa del Trabucador

Por otro lado, existen otros factores de origen humano que podrían terminar de rematar al agonizante delta, concretamente uno: la aplicación del Plan Hidrológico de cuenca. Uno de los puntos de fricción del nuevo Plan Hidrológico de cuenca es el nivel del caudal ecológico, que por ley ha de garantizar la vida piscícola y salud de las riberas, aunque ello no garantiza la integridad del delta en su conjunto. El controvertido Plan asegura un caudal anual de 3.350 hm³, por los 7.000 hm³ en época seca, 9.000 hm³ en época normal y 11.000 hm³ en época húmeda que exigen las asociaciones ecologistas como garantía de una relativamente buena salud fluvial.

El aumento de los regadíos es otro punto de choque, ya que se propone un incremento de 500.000 nuevas ha mientras se niega un crecimiento del caudal ecológico.

delta3
Arrozales en la zona de Sant Carles

Consecuencias de la desaparición del Delta del Ebro.

Todos lo factores anteriormente comentados, junto con un repunte cada vez mayor del cambio climático están teniendo ya efectos muy perjudiciales sobre este espacio, que se traducen en: cambios en la medida y en la permanencia de las lagunas y de otros ecosistemas acuáticos, con el consiguiente aumento de salinidad; eutrofización de sistemas acuáticos; cambios en la presencia y distribución de algunas especies como aves migratorias y/o las nutrias; proliferación temporal de agentes patógenos tales como algas nocivas; retroceso de playas, dunas y marismas; pérdida de núcleos urbanizados como la urbanización Ampollamar, el camping Ampolla-Platja, la urbanización Riumar, etc; pérdida de superficie de cultivos de arroz.

delta4

Soluciones

Ante la imparable evolución del cambio climático y el desprecio normativo al que se ve sometido este espacio, las soluciones que manejan algunos organismos pasan desde medidas pasivas como una adaptación de los Planes Generales de los municipios afectados para salvaguardar la actividad socioeconómica afectada o la creación de protocolos y planes de adaptación, hasta medidas más agresivas como ganarle terreno al mar mediante morfologías dunares o contener las aguas mediante un sistema de diques a la holandesa.

Desde mi punto de vista, opino que se están volviendo a manejar actuaciones desmesuradas cuando lo lógico sería promover una renaturalización del caudal del Ebro mediante un aumento del caudal ecológico y una liberación parcial y paulatina de los detritos atrapados en las presas, estableciendo un plan de acción para el conjunto de embalses afectados, evitando también así la colmatación y la consiguiente pérdida de eficiencia de los mismos, a la vez que retrasaría el desgaste de las turbinas, y  por supuesto, garantizaría la vuelta a la dinámica fluvial del delta.

delta1

 

Fuente: http://www.pensandoelterritorio.com/

Anuncios