27 de Agosto de 2012. 4600 hectáreas de bosque, monte bajo, pastos, cultivos,etc fueron pasto de las llamas en los términos de Talamantes,  Ambel, Añon, de Moncayo, Tabuenca y Trasobares, 300 de ellas de parque Natural.

Un grandísimo desastre ecológico en esta zona del Moncayo, que supuso un cambio muy grande al paisaje de la zona y al ecosistema.

Cuatro años después de este incendio, la regeneración del monte en algunos lugares se ha hecho patente, con el crecimiento de arbustos, tomillos, romeros…

Pero todavía se pueden ver las ramas calcinadas de árboles y arbustos que no sobrevivieron y dejan el recuerdo de algo que no debía de haber pasado.

En esta fotografía  se puede ver el efecto de la niebla sobre la ladera y el sol entre ella que simulan lo que entonces fueron las llamas.  Curioso efecto que puede darnos la idea de lo que pasó allí.

Que no pase nunca más

 

Anuncios